deMuseo responde: Varias obras ganan valor debido a su antigüedad, pero ¿qué hace que una obra sea en verdad valiosa?

deMuseo responde: Varias obras ganan valor debido a su antigüedad, pero ¿qué hace que una obra sea en verdad valiosa?

—Acaso lo primero para una pregunta como la tuya sea precisar conceptos. Muchas personas confunden los significados de las palabras 'valor', 'costo' y 'precio', y así a veces contaminan de malos entendidos las discusiones sobre el mercado del arte («¿cómo tan caro ese chorreo de Pollock si hasta lo hago yo?»; «las obras callejeras de Banksy son gratis, ¿no?»; «que ridículo que Picasso pagara las cuentas de restaurantes rayando una servilleta», y cosas así). El valor de una obra no es lo mismo que su precio, porque incluso hay piezas de arte de altísimo valor que no están a la venta y es probable que nunca lo estén (para eso están los museos y colecciones patrimoniales). Digamos que el valor de una obra de arte es lo que alguien podría estar dispuesto/a a pagar por ella, que no es lo mismo que fijarle un precio en euros. Si en el precio de una pintura inciden factores más o menos objetivos como el costo de hacerla (materiales, tiempo, traslados, pago a colaboradores), el lugar en el que se comercializa (competencia de mercado, comisiones a galerías, etc.), su estado presente y eventuales pólizas de seguro; en su valor cobra especial relevancia la trayectoria y prestigio del/la artista —la firma y su reputación, en otras palabras—, si éste aún está activo o se ha retirado, el interés general sobre su técnica o temática, el grado de innovación que propone (piensa en la insolente Gioconda con bigotes de Marcel Duchamp), y otros aspectos —más bien abstractos— que sólo merchants de arte especializados saben cómo aprovechar y rentar. Cuando se trata de obras atribuidas a artistas de verdad clásicos, la autentificación de su autoría es vital, y supone un gasto extra para el vendedor que de no ajustarse a la realidad le puede costar una demanda por estafa.

El mercado del arte se presta para dinámicas vitales, como lo es que la gente de talento pueda vivir de su trabajo. Pero también para especulaciones y distorsiones propias del intercambio de suntuarios. Muchos especialistas en arte trabajan denunciando con gracia la sutil línea entre ambas tendencias, como la crítica mexicana Avelina Lésper, el experto estadounidense Bernard Ewell (acá puedes revisar su libro sobre el tema) y por supuesto el chispeante youtuber Antonio García Villarán (cuyo canal y críticas a lo que él llama "hamparte" son vitales en esta discusión).

Puedes leer más sobre este tema en este recomendable artículo de Vogue-México.

 

¿Quieres preguntarle algo a deMuseo? Responderemos tus dudas sobre arte, historia y cultura. Puedes dejarnos tu pregunta en este formulario. Todas las semanas respondemos.

Artículo previo deMuseo responde: ¿Es verdad que Mon Laferte está exponiendo sus obras de arte? ¿Qué onda?
Siguiente artículo deMuseo responde: ¿Cuántas pinturas hizo Violeta Parra y en qué circunstancias?
woocommerce social proof